Turisme Vilafranca

Casas modernistas

casa-modernista

La industria textil es el motivo más importante de que Vilafranca tenga un perímetro urbano sorprendente, con un casco histórico y una parte moderna. Esta localidad experimenta un crecimiento fuera del recinto amurallado durante la expansión industrial de finales del s. XIX y principios del s. XX, cuyo motor principal son los tratantes de caballerías. En esta época surge una pequeña burguesía local, enriquecida durante el proceso de industrialización, y es ahora cuando se construyen edificios modernistas como vivienda propia. Entre otros inmuebles de este estilo destaca la casa de Álvaro Monfort situada en la calle Mayor, remarcable por los dos miradores simétricos, el almohadillado del paramento de la planta baja, el enmarque de la fachada con pilastras también almohadilladas, etc.

También en esta calle, a escasos metros de la plaza Don Blasco, se encuentra la vivienda del empresario textil Julio Monfort. El diseño de la fachada se caracteriza por el predominio de la simetría y la marcada verticalidad. Algunos elementos decorativos, como la rejería de los balcones, el remate del frontón central con rostro de león o las bandas de cerámica de color verde y marrón, embellecen el edificio con claras alusiones al modernismo valenciano.